Producción lechera con merma de 10%

La Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple), esperan que las lluvias cesen en las provincias del departamento, ya que tienen una merma de un 10% en la producción diaria, es decir 100.000 litros de leche menos. Asimismo, el incremento de la mortalidad de terneros preocupa a este sector.

Carlos Hugo Vaca Díez, presidente de Fedeple, informó que el exceso de lluvias durante estos meses ocasionó problemas en las lecherías, donde bajó la producción y en algunos establecimientos se incrementó la tasa de mortalidad en terneros recién nacidos. "Producimos 1 millón de litros de leche al día en Santa Cruz y con el exceso de lluvias se está dejando de producir 100 mil litros a diario", dijo.

El titular de Fedeple manifestó que esperan lograr un crecimiento del 10% en esta gestión, siempre que el invierno no sea lluvioso y que los precios de los insumos no se eleven demasiado. /
Apicultores de cinco municipios del trópico de Cochabamba producen alrededor de 30 toneladas de miel al año, en un proyecto que beneficia en forma directa al menos a dos mil familias, y la producción tiende a crecer, señala el gerente técnico del Centro Tecnológico de Apicultura Promiel, Eduardo Velásquez.

Promiel, un centro de capacitación en construcción, recoge información junto al Fondo Nacional de Desarrollo Alternativo (Fonadal) del trabajo de los apicultores de Villa Tunari, Chimoré, Shinahota, Entre Ríos y Puerto Villarroel.

Trabajo mancomunado

En una visita hecha por este medio a la central San Gabriel, de Villa Tunari, distante a 61 kilómetros del municipio, el apicultor Teófilo Choque Mollo (45) cuenta que desde hace 10 años empezó su trabajo con tres colmenas y hasta la fecha tiene 20 cajas apícolas gracias al trabajo mancomunado entre los apicultores y técnicos del área.

Ubicada a orillas del río Jordán y con abundante flora, la central San Gabriel tiene cinco afiliados por sindicato que se dedican a la apicultura, llegando a sumar un total de 55 beneficiarios con 200 colmenas, comenta el técnico del Fonadal, Guillermo Sánchez.

"Mis compañeros quieren tener más colmenas" expresa Choque, mientras prepara el ahumador, principal herramienta del apicultor.

Antes de ingresar a cosechar miel de las cajas apícolas, Choque se protege con un overol, botas y guantes, también lleva una palanca para abrir las colmenas. "El secreto para no tener picaduras es protegerse bien", afirma.

Esperanza de mejor vida

"Tengo como 15 mil abejas en cada colmena" comenta mientras esparce humo sobre las colmenas. En el trópico la miel se cosecha entre dos a tres veces al año, en la temporada de lluvia se reduce la producción.

Durante la revisión de la primera colmena, el apicultor explica que una caja está subdivida en dos cámaras: una de crías y otra de melaria. Por caja cosecha aproximadamente 18 kilos.

"La apicultura es para tener paciencia, muchos de mis compañeros se desesperan por cosechar y ganar dinero, pero esto es de a poco" manifiesta. Choque comenta sobre los años que invirtió trabajando con la esperanza de mejorar su calidad de vida con los 28 bolivianos que ganaba por cada kilogramo de miel.

Aunque el trabajo no es fácil, la perseverancia rindió sus frutos y ahora no sólo vende su producto a vecinos y comerciantes mayoristas, sino también, ocasionalmente, en la ciudad de Cochabamba.

Aprendizaje constante

Implementar colmenas modernas requiere conocimientos previos y un aprendizaje constante. Como saber que la reina pone entre cinco mil a nueve mil huevos por día en invierno, mientras que dicha cantidad aumenta en verano y primavera.

Los datos complementarios del calendario de apicultura tropical señalan que de agosto a diciembre se hace la primera cosecha, el control y división de colmenas. Luego, de enero a abril, es tiempo de la segunda cosecha y de hacer mejoras en las cajas apícolas. El trabajo concluye de mayo a julio con la alimentación complementaria, explica Sánchez.

Además, es importante que los apicultores conozcan a sus "compañeras de trabajo" para poder aumentar sus colmenas y obtener más miel. Choque cuenta que en el trópico existe gran cantidad de abejas en el monte, las cuales atrapa y traslada a sus cajas apícolas que están ubicadas en planicies con semisombra.

"Dulce y con un rico olor, así es la miel del trópico", así describe al producto el criador de abejas, a tiempo de comentar que el producto de su última cosecha fue vendido al instante.

El objetivo, a largo plazo, es comercializar la miel y sus derivados en otros municipios.

Los apicultores esperan lograr esa meta a partir de la puesta en marcha de Promiel, ya que con capacitación y más colmenas se prevé que la región llegará a producir unas 250 toneladas de miel por año.

Fonadal

• El Fondo Nacional de Desarrollo Alternativo es una institución pública que promueve procesos de desarrollo integral con financiamiento de proyectos. Los beneficiarios son de áreas influenciadas por los cultivos de hoja de coca como el trópico de Cochabamba que desde el 2009 hasta el 2013 se benefició con 2.289.624 bolivianos en inversión para la apicultura.

• Puerto Villarroel, Shinahota, Chimoré y Villa Tunari son los municipios que recibieron apoyo en la implementación, producción y comercialización de la apicultura.



OPINONES

Teófilo Choque Mollo, apicultor

"Como nuestro sindicato está a orillas del río, hay mucho polen para las abejas, podemos crecer mucho gracias al trabajo de la apicultura" expresa el productor de San Gabriel.

José Díaz, representante

"Buscamos financiamiento para proyectos, no nos quedaremos con las manos cruzadas" afirma el representante de la Asociación de Apicultores de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, José Díaz.



PRODUCIRÁ 250 TONELADAS DE MIEL AL AÑO

Construyen primer centro tecnológico de apicultura

El Centro Tecnológico Promiel, ubicado en la población de Samuzabety de Villa Tunari, producirá 250 toneladas de miel al año, beneficiando a dos mil familias de los cinco municipios del trópico, informó su gerente técnico, Eduardo Velásquez.

Las instalaciones de Promiel son construidas sobre una superficie de tres hectáreas y media que, sumadas a los otros espacios, hacen un total de 37 hectáreas.

Salas de capacitación e investigación sobre las propiedades curativas de la miel y una fábrica de material apícola son algunas de las actividades que realizará el complejo.

Es una innovación tecnológica porque se tendrá colmenas geneticamente mejoradas, además de acceso a tecnologías modernas para la crianza de abejas, explica Velásquez.

Los equipos en su mayoría son adquiridos en el mercado nacional, excepto el material de laboratorio que será importado, indica el gerente técnico.

Capacitación

Los expertos en apicultura de Promiel impartirán cursos de capacitación en el centro, el cual estará abierto no sólo a emprendedores y asociaciones, sino también a cualquier persona interesada en dedicarse a la apicultura e iniciar un emprendimiento.

Esta actividad ya se realiza en el trópico desde hace algunos años. Por ejemplo, en septiembre de 2013, autoridades municipales y apicultores de Chuquisaca participaron de un taller de capacitación en Villa Tunari, con el objetivo de compartir experiencias.

Planta piloto en Shinahota

Al finalizar abril, la planta Unapitroc funcionará en Shinahota y su objetivo es producir cada año 90 toneladas de miel.

Mientras se construye Promiel, tomó prestado el nombre de la disuelta Unapitroc para hacer pruebas piloto. La planta trabajará con cuatro operarios en el procesamiento de miel. Dentro de un par de meses se comenzará a trabajar comercializando derivados del producto.

A pesar del retraso en la construcción, debido a las lluvias, Velásquez aseguró que el Centro Tecnológico Promiel funcionará con todas sus unidades entre fines de julio y principios de agosto, de acuerdo a lo programado.

Inversión

• El Gobierno invirtió por decreto 42.219.426 mil bolivianos, de los cuales 29 mil son destinados a la construcción del centro y los restantes 13 mil bolivianos serán para la compra de equipos en los laboratorios. El terreno fue comprado por apicultores de la zona y afiliados a la federación del trópico.



LÍDER CON AL MENOS 1.675 COLMENAS EN LAS CENTRALES DE SAN GABRIEL E ISINUTA

Villa Tunari ocupa el primer lugar en producción de miel

Empeño y muchas ganas de aprender son las características de los 345 apicultores de Villa Tunari que producen por año 18 toneladas de miel, convirtiendo al municipio en líder de la apicultura en el trópico, señala el oficial Mayor de Cultura del municipio, Juvenal Peredo.

Esta producción es el resultado de la cosecha de 1.675 colmenas, cifra que aumentó teniendo en cuenta que el 2012 sólo se tenía 1.178 cajas apícolas, según un informe de la mancomunidad del trópico.

Dicho documento también señala que los municipios de Shinahota, Chimoré, Puerto Villarroel y Entre Ríos sumaban el 2012 un total de 510 colmenas.

A la fecha no se cuenta con una cantidad exacta de apicultores en toda la región del trópico porque se está realizando el levantamiento de datos para la puesta en marcha de Promiel, informó su gerente técnico, Eduardo Velásquez.

Buscan financiamiento

"Empezamos con la apicultura por interés propio, luego buscamos financiamiento presentando proyectos al municipio" manifestó el representante de la Asociación de Apicultores de las Seis Federaciones, José Díaz. Actualmente, esperan respuesta a los proyectos enviados a la Unidad de Desarrollo Económico y Social del trópico (Udestro) y al Fondo Indígena.

Sólo en Villa Tunari, desde el 2009 al 2013, se invirtió 369.350.000 bolivianos en apicultura, de los cuales el 80 por ciento corresponde a Fonadal y el 20 por ciento al municipio.

Esta cifra, sumada a las inversiones de los otros cuatro municipios, hace un total de 2.289.624.40 bolivianos invertidos en todo el trópico cochabambino.

Otra alternativa

Bolivia tiene que importar miel de la Argentina, ya que en la actualidad produce 940 toneladas de miel por año. Por tanto, no se cubre el consumo de 1.042 toneladas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Centro de Promoción Agropecuaria Campesina.

Los apicultores esperan cubrir esta demanda, porque se constituye en otra alternativa económica. Sólo con "la coca no se puede sustentar una familia" manifiesta Peredo.

El también es un refugiado




En la población de Guayaramerín de Beni, este lorito galano comparte las penas de una familia afectada por las inundaciones que tuvo que abandonar su vivienda y trasladarse a un albergue hasta esperar que bajen las aguas.

El también es un refugiado, que con su silbo y las pocas palabras que habla, trasmite alegría en medio de la tristeza de sus dueños.

Los invitamos a enviarnos fotos y comentarios al correo: acamacho@eldeber.com.bo


La genética bovina avanza

El buen momento que atraviesa el desarrollo genético de la ganadería nacional mostró todo su esplendor en Agropecruz y recibió el reconocimiento de expertos que juzgaron las razas y coincidieron en afirmar que Bolivia, en esta parte del trabajo va por buen camino.

Se nota que los años no han pasado en vano y muestra que el proceso de selección e investigación realizado por los ganaderos, tanto en razas de carne como de leche, le permite al país ofrecer una amplia gama de productos genéticos, ya sea en forma de razas puras o las sintéticas (logradas a través de los cruzamientos) que como en el caso del brangus han dado pasos importantes.

Sin embargo este llamado buen momento contrasta con la realidad que viven los ganaderos de Beni, donde la adversidad de la naturaleza provocó la mortandad de miles de animales que son parte de una transición genética mejorada. El impacto de este avance se lo sentirá en, seguramente, los próximos meses y años.

Pero como dicen los mismos ganaderos, no podemos quedarnos con el llanto y el desafío es seguir trabajando. En ese sentido, hay buenas posibilidades de seguir diseminando la buena genética nacional y avanzar en la exportación, que es otra de las posibilidades de expandir el esfuerzo de cabañeros y profesionales del sector.

No existe duda que Brasil y Argentina, dos de los grandes desarrolladores de las razas, principalmente para la producción de carne, conocen del trabajo boliviano. Una muestra es que en los próximos días, en la feria de Uberaba- Brasil, una de las más importantes de ese país, el productor boliviano Ciro Añez Ruiz será reconocido por su trabajo y aporte al sector. Es importante ver entonces, que en corto tiempo, Bolivia pueda entrar a cubrir parte de la demanda de genética bovina en el mundo



El Laboratorio Microsules de Uruguay, mediante Unión Centro Veterinario y de profesionales que operan en todo el país, está empeñado en lograr que los ganaderos establezcan planes con identidad propia para el control integrado de parásitos tanto internos como externos en sus hatos ganaderos.

Gonzalo Simone, veterinario, responsable técnico de Microsules, explicó que los planes sugeridos ya han sido aplicados en otros países y con buenos resultados. La idea es que esta iniciativa sea sustentable en el tiempo para evitar la resistencia parasistaria. Además se debe respetar el medio ambiente y garantizar la inocuidad alimentaria.

Los técnicos de Microsules han sostenido reuniones con profesionales, distribuidores de insumos veterinarios y entes públicos nacionales, donde plantearon que cada ganadero elabore un plan antiparasitario adecuado a su realidad.

“Nuestro primer desafío es despertar conciencia de los actores sobre la necesidad de establecer planes para combatir la resistencia parasitaria”, dijo Simone, puntualizando que se recomienda un conocimiento profundo de cómo actúa y trabaja cada principio activo que se emplea. Agregó que es importante un diagnóstico parasitario de cada zona y de cada propiedad.



Para controlar generaciones de garrapatas

En la aplicación del plan sugerido por Microsules, se debe respetar como base fundamental la rotación de los principios activos de distintas familias y modos de acción en cada generación de garrapatas, cada 60 días. La recomendación es que cada 60 días se rote el principio activo del producto. Por ejemplo, se comienza inyectando invermectina (Ivermic Premium), a los 60 días se aplica fipronil (Friprosules) por dos meses y luego realizar baños con amitraz (Acarmic), también por 60 días.

Con esta rotación se controlan tres generaciones de garrapatas y se garantiza que ningún parásito se escape. El desafío no es solo atacar sino que se evite que la mala aplicación de los productos genere resistencia, provocando problemas con el plan y afectando a la economía del productor.

El Centro Unión Columbia es el distribuidor en Bolivia de los productos del laboratorio Microsules y en esta alianza, se busca prestar asistencia técnica a los productores

Microsules

Empresa: Laboratorio Microsules Uruguay está en el mercado hace 30 años, fabricando, sintetizando y comercializando medicamentos veterinarios.



Productos: Ofrece 1.800 artículos, destinados a 14 especies animales y cuenta con un campo experimental de última generación con certificación.


La antesala de la oficina de Ciro Áñez Ruiz en la calle Bolívar 540 (entre Campero y Abaroa) está colmada de cuadros de ejemplares equinos y bovinos de raza, y de publicaciones periodísticas de la época en que se convirtió en el primer boliviano en exportar carne a Perú. Son detalles que hablan de su trayectoria en la ganadería, en la que ya figura como el pionero en el mejoramiento genético de ganado bobino a las razas Nelore y Brangus.

Pese a que fue sometido a cuatro operaciones de la columna vertebral (tres en San Pablo y una en Santa Cruz) que lo obligan a desplazarse en silla de ruedas, Ciro, que se considera un hombre realizado en todos los proyectos que emprendió en el campo de la pecuaria, no deja de asistir a su oficina para atender detalles que tienen que ver con su propiedad, la cabaña Las Madres, cerca de Río Grande.

El sábado 12 de este mes cumplió 82 años, pero con su espíritu emprendedor no siente el peso de la edad no obstante su delicado estado de salud. “No pierdo la esperanza de seguir trabajando. En cuanto esté en mejores condiciones voy a incursionar en el cultivo de soya”, expresa.



Reconocimiento

La dedicación y el éxito de Ciro Áñez en la pecuaria trascendieron las fronteras del departamento y del país. Algunos botones de muestra de esta afirmación es que fue uno de los impulsores en la fundación de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz, (Fegasacruz) en 1975, fue fundador la Asociación Boliviana de Criadores de Cebú (Asocebú), de la Asociación de Ganaderos Andrés Ibáñez, de la Asociación de Aberdeen Angus, y fue promotor de la creación del Frigorífico del Oriente Sociedad Anónima (Fridosa).

De ahí que recibió una decena de distinciones por sus actividades como pionero en el área de la ganadería, tanto regional como nacional.

Y pronto, concretamente el 3 de mayo entrante, va a recibir un reconocimiento en Uberaba (Brasil) en la 80 Feria Internacional de Ganado Zebu (ExpoZebu 80). Se trata de la condecoración al Mérito ABCZ (Asociación Brasileña de Criadores de Zebu)



Satisfacción

Ciro Áñez mueve con dificultad su silla. “Es por la operación” explica, aunque eso se entiende por unos cordones azules sujetados al hombro y al abdomen. Hablamos de la satisfacción que trae consigo una distinción de esta naturaleza, considerando además que Uberaba es la feria ganadera brasileña que es un referente a escala continental.

“Mire usted, normalmente una distinción tan grande como la que me van a entregar, las conceden cuando la persona dejó el mundo. Pero si uno, como en este caso, tiene la ocasión de recibirla estando en pleno juicio, es altamente satisfactorio. Es algo que cuesta definir, que se siente, que se lo vive”, manifestó.



A punta de esfuerzos

Ciro hace una mirada retrospectiva a su niñez y recuerda tantos momentos difíciles que su familia tuvo que superar. “Es que hemos sido pobres, y eso me sirvió de base para apuntalar mi vida en el esfuerzo para salir adelante”, comenta.

Su papá era agricultor, sembraba maíz y caña. Él se dedicó a comprar ganado en Brasil para venderlo en Santa Cruz. Así comenzó a incursionar gradualmente en este campo, el que ahora lo siente como la realización de su existencia.

En su juventud fue miembro de la Unión Juvenil Cruceñista, “y tuve que huir al Beni cuando Morón nos correteaba. Allí vi buenas condiciones para formar una estancia con el capital que había juntado. Así lo hice, y mi propiedad se llamó Unión. Dos veces al año venía a vender ganado a Santa Cruz, en viajes a caballo que tardaban 30 días. Volví a Santa Cruz y ya me dediqué de lleno al ganado, haciendo cría, recría y engordes de reses en la cabaña Las Madres. Traje Cebú puro y Nelore de Brasil, y ejemplares Brangus de Argentina. Así me dediqué a la ganadería intensiva”



Arrepentimiento y consejo

Áñez Ruiz confiesa “me duele el alma” por haber vendido gran parte de las tierras cerca de Pailas porque los desbordes del Río Grande causaban pérdidas. Se le vendió a un argentino que ahora siembra soya y maíz en esos terrenos. ¿Por qué el arrepentimiento? “Porque ahora son más productivas ya que han construido defensivos en la zona”.

Al final de la conversación expresa un consejo para los jóvenes: “Deben aprovechar el potencial de su juventud, cuando uno tiene todas sus fuerzas. Hay que emprender, hay que arriesgarse...”



“Los ganaderos de San Matías me otorgaron un pergamino por ser uno de los impulsores de la ganadería cruceña”

“Los años 2007, 2008 y 2010 los recuerdo porque fueron ocasiones en que gané, en Fexpocruz, los campeonatos de la raza Brangus”




El rasgo fenotípico es determinante en la puntuación de un juzgamiento de bovinos cebuinos élite. En este caso, en el marco de Agropecruz 2014, los jueces de la Asociación Brasileña de Criadores de Zebu (ABCZ)-sigla en portugués-, Delsique Borges, Horacio Alves y Carlos Eduardo Nassif ponderaron el avance tecnológico en materia de genética pecuaria alcanzados por cabañeros criadores de nelore mocho.

El genotipo representa el conjunto de genes que un animal ha heredado y dentro del cual hay genes o grupos de genes responsables de la manifestación de un rasgo particular. En criterio de los jueces de la ABCZ, los atributos raciales y de productividad de los bovinos nelore mocho que se expresan en la funcionalidad y conformación de la carcasa son extraordinarios y, en algunos casos, alcanzan características raciales superiores a muchos animales del rebaño de cabañas pecuarias brasileñas.

Los jueces calificaron con nota alta el desenvolvimiento de la musculatura compacta y bien desarrollada, además del aplomo de los bovinos expresado en cantidad y calidad de carne en la carcasa.

De igual forma destacaron el proceso de selección animal que vienen encarando los criadores de nelore mocho e indicaron que la calidad genética del hato pecuario cebuino ubica a Bolivia en un lugar privilegiado, con aspiraciones de convertirse de aquí a poco en país productor de carne para el mundo.

Por su adaptabilidad y alto rendimiento, así como su bajo mantenimiento, el nelore es la primera y mejor opción a la hora de iniciarse en el negocio ganadero. El desempeño reproductivo y el alto porcentaje de supervivencia de los terneros son algunos de los principales factores que determinan la eficiencia total de producción de la bovinocultura de corte.

La raza nelore es excepcionalmente resistente al calor, la humedad, los cambios climáticos y alimentarios, así como a los ectoparásitos. Esto le permite a los criadores contar con una estancia sana y productiva, con animales que pasan menos tiempo en corral permitiendo una planificación excepcional en los rendimientos esperados.

Una fortaleza importante del cabañero, que apreciaron los jueces brasileños, es que no hay diferencia del biotipo entre animales de pista -ganado élite seleccionado bajo parámetros de sanidad y manejo nutricional y animal- y ejemplares de exposición que es generalmente lo que busca el empresario pecuario para producir animales a campo.

De acuerdo con la Asociación Boliviana de Criadores de Cebu (Asocebu) en el país suman 173 las cabañas pecuarias en Santa Cruz, Beni y Pando que se dedican a la reproducción, cría y recría de bovinos cebuinos nelore, nelore mocho, brahman y gyr

Los índices raciales y de productividad del ganado nelore son óptimos y mejores que en Brasil
Delquise Borges - Juez internacional de bovino cebuino

269 fueron los ejemplares nelore y nelore mocho evaluados en la pista de juzgamiento de Agropecruz

1.000 es en kilos el peso promedio que puede alcanzar a pesar un toro adulto de la raza nelore




Sin objeción. La ingeniería genética bovina cebuina alentada por cabañas de Santa Cruz, Beni y Pando, a juzgar por técnicos y consultores pecuarios de Brasil y Argentina que participaron en el decimoséptimo simposio latinoamericano Productividad en ganado de corte, con motivo de la feria Agropecruz 2014, coloca a Bolivia en una categoría de reputación óptima, empero advierten una tímida adopción tecnológica para tornar eficiente la productividad.

A decir del consultor brasileño Rodrigo Paniago, la calidad genética del hato bovino cebuino que Bolivia genera en cabañas registra patrones preponderantes de calidad que no están siendo explotados de manera eficiente en la búsqueda de productividad.

Dio cuenta de que el modelo productivo vigente en casi el conjunto de las cabañas pecuarias, cotejado con el brasileño, es anticuado porque desarrollan sus actividades con poco profesionalismo. La diferencia está en la gestión administrativa. “Aquí son estancieros que despliegan sus operaciones por emociones, en Brasil son empresarios pecuarios rurales que tienen una proyección administrativa y son competitivos porque han incluido tecnología en el manejo de pastura y técnicas de manejo animal para tornar más eficiente la productividad. Bolivia tiene genética, suelos fértiles y disponibilidad de pastura para mejorar los índices de productividad”, apuntó.

El también brasileño José Aparecido Mendes, de Colonial Agropecuaria, aconsejó a los cabañeros actualizarse en técnicas y herramientas tecnológicas para optimizar la productividad y ser competitivo. Dijo que los pecuarios bolivianos para alcanzar el último punto deben apostar por la relación producción animal por hectáreas y kilos de carne obtenidos en cierto espacio para buscar un modelo productivo y comercial eficiente. “Eso es empresario pecuario rural que hace negocio planeando en base a números y manejo de pastura y animal. Bolivia ha invertido en genética, pero no está explotando la productividad que es la plataforma que justifica las transacciones”, manifestó el experto.

A su vez, Luis Adriano Texeira, de Agropecuaria CFM Brasil, refirió que en cuanto a mejoramiento genético bovino Bolivia está en el camino correcto, pero le falta trabajar en eficiencia productiva y comercial con manejo de pastura y tratamiento animal competente.



Desde la lupa de un argentino

Desde la perspectiva del argentino Pablo Cattani, Bolivia sigue los pasos de la ganadería en Latinoamérica dando un gran salto en lo que toca a mejoramiento genético, pero el ambiente en que se genera no es favorable porque no ha dado un paso al frente en cuanto a nutrición y balance forrajero.

A decir de Cattani, Bolivia está desperdiciando genética y puso como ejemplo el hato lechero, que tiene un potencial productivo de entre 25 y 28 litros por animal, pero que por cuestión de confort animal o nutricional no expresan esa cantidad y está demorando la explosión productiva del país. “La genética fue lo primero, ahora se debe mejorar el forraje porque la genética se expresa con alimento. El negocio está en hacer crecer la ganadería generando información para actualizar el modelo productivo

Proponen un sistema de alerta temprana para prevenir riadas

Carlos Padovani, investigador de Embrapa MS-Pantanal (Brasil), que también participó en el simposio pecuario, expuso el sistema de prevención de inundaciones que se aplica en su país y que, en su criterio, debe implementarse en Beni como un sistema de alerta temprana para evitar desgracias, como la acontecida recientemente en dicha región amazónica.

El especialista alertó que el impacto de los desbordes de ríos en Beni tiende a mantenerse -amén del deceso de miles de cabeza de ganado y la pérdida económica para el sector- el peligro persiste porque se avecina el invierno que afectaría los pastizales.

En lo práctico, Padovani dijo que el método de prevención sugerido en el simposio debe estar acompañado de un sistema de alerta temprana basado en los niveles fluviales y estimativa de lluvia con radares meteorológicos, un sistema de inundaciones integrado y la integración de datos de las precipitaciones, los niveles y el caudal de los ríos y mapeo de inundaciones.

Dijo que Embrapa está dispuesta a transferir las experiencias y coadyuvar en la implementación del sistema en Beni.

A su turno, Rodrigo Paniago, José Aparecido, Luis Adriano Texeira, de Brasil; y Pablo Cattani, de Argentina, indicaron que lo sucedido en Beni debe motivar acciones inmediatas que contribuyan a repoblar el hato ganadero. Creen que dicho proceso llevará de cuatro a ocho años y que la provisión de carne está en riesgo. Alertan suba de precio.

Punto de vista

“El simposio es para actualizar información”
Rómer Osuna Baldomar - Presidente de Asocebu

El hecho que expertos foráneos valoren la tecnología genética alcanzada por Bolivia en el hato cebuino es una señal alentadora que habla muy bien del trabajo que vienen encarando los cabañeros nacionales. En torno a las sugerencias formuladas por los conferencistas sobre el modelo productivo empleado por los cabañeros, el propósito del simposio es justamente que los conferencistas compartan sus experiencias y actualicen información en cuanto a nuevos procedimientos y tecnologías de manejo nutricional y animal para complementar con la genética y así buscar la optimización productiva y comercial en la ganadería.

Reitero una vez más que la intención del simposio es recoger los nuevos estilos y técnicas de reproducción intensiva, que están en boga en países como Brasil y Argentina, para implementarlos en los establecimientos a fin de mejorar la reproducción bovina, sobre todo en esta época que Santa Cruz aparece como el potencial mercado para cubrir el déficit derivado de la mortandad bovina generada por los desbordes de los ríos en Beni. En la práctica, lo que Asocebú busca a través del seminario es renovar información para democratizar el acceso a la genética. “Bien decía un expositor cuando comparó la ganadería con la agricultura, que si los pecuarios actualizan e invierten en sistemas de producción la actividad supone un margen de rentabilidad igual o mayor al generado por la soya”.

Hay empresarios pecuarios en Bolivia que no despertaron al uso de tecnología
José Aparecido - Colonial Agropecuaria (Brasil) 

Se debe mejorar el forraje porque la genética se expresa con alimento. Eso es eficiencia
Pablo Cattani - Ganadería Avanzada (Argentina) 

173 son las cabañas pecuarias afiliadas a Asocebu dispersas en Santa Cruz, Beni y Pando

16.000 son los terneros puros reproductores que por año se generan en las cabañas


top