Buscador

domingo, 26 de marzo de 2017

Tres países levantan el veto a compras de carne brasileña



Brasil, afectado por un escándalo de carne adulterada, logró que China reabriera su mercado, informó el Ministerio de Agricultura brasileño. Chile y Egipto también levantaron el veto.

"China anunció ayer (sábado) la reapertura total de su mercado a las carnes brasileñas”, dijo Blairo Maggi, titular de esa cartera, citado en un comunicado. El texto no precisa a partir de cuándo China reanudará las importaciones, que habían sido suspendidas el lunes pasado.

El Ministerio de Agricultura señaló que las restricciones afectan únicamente a los productos provenientes de las 21 plantas investigadas tras el estallido del escándalo. China es el segundo comprador de la carne vacuna brasileña, detrás de Hong Kong, con más de 703 millones de dólares en 2016, y el segundo de carne de pollo, con alrededor de 859,5 millones de dólares en importaciones ese mismo año.

La reapertura del mercado chino "demuestra la solidez y la calidad del sistema sanitario brasileño” y "el espíritu de confianza entre nuestros dos países”, declaró el ministro de Agricultura.

El caso se inició cuando la Policía brasileña reveló, el viernes 17 de marzo, que grandes exportadores de carne habían sobornado a inspectores de los servicios de higiene para que autorizaran la venta de carne que estaba adulterada.

Inmediatamente Hong Kong anunció que "la totalidad” de la carne ya comprada a las 21 plantas brasileñas investigadas sería devuelta. También la Unión Europea informó el viernes que "todas las partidas de carne provenientes de los establecimientos implicados en el fraude y que están actualmente en ruta hacia la UE serán rechazadas y devueltas a Brasil”.

Chile

Chile levantó ayer su veda a las importaciones de carne de Brasil y la acortó a 21 frigoríficos tras el escándalo de las adulteraciones de la producción, informó el Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

El cierre total del mercado brasileño de carne fue impuesto el lunes tras destaparse en ese país un esquema para autorizar la venta de alimentos no aptos para el consumo.

El SAG indicó en un comunicado que "decidió modificar la restricción de importación a la carnes brasileñas, manteniendo precautoriamente la suspensión de importación de carne bovina, porcina y de ave a sólo 21 establecimientos que se han visto involucrados en la red de corrupción”. La medida se adoptó tras el viaje a Brasil de inspectores del SAG para verificar la situación sanitaria de los principales frigoríficos que exportan carnes a Chile.

El SAG agregó no obstante que "continuará reforzando las medidas de vigilancia y fiscalización tanto en la frontera para el ingreso de productos pecuarios, como en los puntos de comercialización”.

Brasil es el segundo proveedor de carne de Chile con 37.000 toneladas anuales, mientras que Paraguay es el primero con 39.000 toneladas, según datos del Gobierno chileno.

Tras la decisión de Chile el lunes de cerrar completamente su mercado, el ministro brasileño de Agricultura, Blairo Maggi, advirtió que Brasil podría tener una "reacción fuerte”, pudiendo tener represalias a productos chilenos. El Ministerio de Salud en noviembre emitió una alerta ante la posible contaminación con parasitosis de carne de Brasil.

Brasil es el mayor exportador global de carne bovina y aviar, y el caso, que afecta en particular a dos gigantes del sector -JBS y BRF-, sacude a uno de los sectores fuertes de su economía, que entró en recesión en 2015. El Gobierno brasileño defiende que sólo se trata de unas cuantas manzanas podridas en la industria alimentaria nacional.

Se cierran mercados y aumentan los controles

En la primera semana desde que estalló el escándalo de la carne adulterada en Brasil, 13 países cerraron sus mercados a los cortes procedentes del gigante sudamericano, otros 10 lo hicieron parcialmente y cuatro aumentaron sus controles sanitarios.

El viernes, la crisis que golpea a uno de los sectores clave de la debilitada economía brasileña sumó una nueva jornada negra: Hong Kong, su mayor importador de carne roja, decidió retirar los productos sospechosos de su mercado y la Unión Europea devolverá los que estén en camino.

Las adulteraciones fueron reveladas el viernes pasado, cuando la Policía brasileña informó que grandes exportadores de carne habían sobornado a inspectores de los servicios de higiene para que autorizaran la venta de carne que estaba adulterada.

Desde el estallido del escándalo, se han producido más de 30 arrestos y tres plantas han sido clausuradas.

El viernes la Secretaría Nacional del Consumidor (Senacom) de Brasil ordenó a tres frigoríficos involucrados en el escándalo de la carne adulterada que retiren del mercado sus productos por existir sospechas de riesgo para la salud pública.

Las empresas Souza Ramos, Transmeat y Peccin son las que deben cumplir la disposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario