Buscador

miércoles, 22 de marzo de 2017

Crisis por carne se agudiza; Bolivia ve oportunidad


Hong Kong se sumó ayer al bloqueo de carnes de Brasil, que ya perdió en China su principal mercado de cortes bovinos pese a sus esfuerzos para frenar la crisis desatada por sospechas de adulteración de alimentos de origen animal. En Bolivia, desde la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) indicaron que ven una oportunidad para llegar a otros mercados, pero que primero se debe trabajar en la homologación de protocolos sanitarios.

Las compras de China, Hong Kong y Chile representaron en 2016 un 40% ($us 1.717 millones de dólares) de las exportaciones de carne bovina del gigante sudamericano. En carne de pollo, los envíos a China y Hong Kong representaron el 20% ($us 1.267 millones) del total, según datos del Ministerio brasileño de Desarrollo y Comercio Exterior (MDIC).

La denuncia que reveló el supuesto uso de ácidos y la adulteración de etiquetas para maquillar cortes vencidos golpea a Brasil, el mayor exportador de carne bovina y aviar, y a dos de los gigantes del sector, los frigoríficos JBS y BRF.

En Santa Cruz, el presidente de Fegasacruz, Jose Luis Vaca, explicó que consideran una oportunidad el cierre de mercados a la carne brasileña para ampliar las exportaciones de carne boliviana y, por tanto, mantendrán reuniones con el Gobierno para agilizar la homologación de protocolos sanitarios, aspecto central para la exportación de carnes, que debe realizarlo el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).

No obstante, Vaca pidió ser cautelosos con la información sobre el escándalo, porque es una denuncia y aún se debe investigar. Fegasacruz tiene un excedente de 15.000 toneladas de carne vacuna que puede ser exportada.

Gobierno lo minimiza
El escándalo amenaza, además, los esfuerzos del país para salir de más de dos años de recesión y se suma a la crisis de credibilidad provocada por la Operación Lava Jato, sobre desvíos de dinero público dePetrobras a la política.

El presidente Michel Temer volvió a subrayar ayer que se trata de un problema puntual, que no debe hacerse extensivo a una industria que emplea a seis millones de personas y que el año pasado facturó más de $us 13.000 millones.

Temer dijo que de los más de 4.300 frigoríficos que operan en Brasil, hay solo 21 involucrados en los presuntos fraudes denunciados

Temer dice que se trata de corrupción
El Gobierno de Brasil atribuyó ayer el caso de la adulteración de la carne a un delito de corrupción y no a un problema de salud pública o de falta de control sanitario, mientras el presidente, Michel Temer, admitió que el escándalo ha colocado al país en una "situación embarazosa".
"Evidentemente eso causó, no puedo dejar de registrarlo, una situación embarazosa para Brasil porque llevó a algunos países a, de alguna forma, pensar en suspender las compras de carne", afirmó hoy el jefe de Estado durante la inauguración de la Conferencia de las Ciudades Latinoamericanas en Brasilia. No obstante, agregó, "los números muestran la insignificancia de la operación", porque solo 3 de los 4.383 frigoríficos de Brasil fueron intervenidos por la Policía y únicamente 21 están bajo investigación.
El descubrimiento de que algunas empresas adulteraban distintos tipos de carne para vender productos vencidos para el consumo llevó a China, Chile, Hong Kong y la Unión Europea (UE) y Suiza a anunciar restricciones temporales a las importaciones de carnes brasileñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario