domingo, 21 de febrero de 2010

Ganadería con reto de duplicar la producción

La producción mundial de carne tendrá que duplicarse hacia 2050 hasta alcanzar 463 millones de toneladas, con el objetivo de satisfacer la creciente demanda, lo que hará necesarias importantes inversiones en el área de la ganadería, estimó la FAO en su informe anual difundido esta semana.
"Para satisfacer una demanda creciente, la producción mundial anual de carne debería aumentar 228 a 463 millones de toneladas hacia 2050", indicó la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en su informe presentado en Roma.
Para llegar a este objetivo "son necesarias inversiones urgentes para que el sector de la ganadería responda a una creciente demanda de productos animales y, al mismo tiempo, contribuya a la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, la preservación del medio ambiente y salud humana", agrega la FAO.
"La ganadería es un sector clave de nuestra lucha contra el hambre y la pobreza. Este sector representa el 40% de la producción agrícola, viven de ella mil millones de personas y es una de las partes más dinámicas y de crecimiento más rápido de la agricultura en general", declaró Jacques Diouf, director general de la FAO.
El informe de la FAO prevé que en 2018 la producción agrícola total de Latinoamérica sea un 75 por ciento mayor a las cifras del año 2000.
Brasil, cuya producción se calcula que ha aumentado un 50 por ciento desde 2000, podría registrar un incremento adicional también del 50 por ciento en los próximos diez años.
En el caso de Bolivia, entre 1995 y 2007 la producción de carne subió de 326 mil a 436 mil toneladas, similar comportamiento hubo en leche y huevos (ver cuadros).
En cuanto a su producción pecuaria, América Latina y el Caribe fue la segunda región que más creció entre 1980 y 2007, después de Asia, especialmente en el caso de la carne, que pasó de 15,7 a 40,3 millones de toneladas, y de la leche, que pasó de 35,0 a 68,7 millones de toneladas.
El informe destaca que en el caso de la carne, Brasil casi multiplicó su producción por cuatro y actualmente representa el 7 por ciento del total mundial. El crecimiento logrado deja en evidencia que el sector ganadero es uno de los más dinámicos de la economía agrícola,y que realiza contribuciones notables a la seguridad alimentaria y a la reducción de la pobreza en la región.
El informe destaca también que la fiebre aftosa es la enfermedad de los animales que más puede afectar la economía de la región por sus impactos sobre el comercio de los productos pecuarios y los ingresos de los pequeños productores.
Para combatirla, la FAO implementó una estrategia integral de cooperación técnica con la que espera fortalecer el Plan Hemisférico de Erradicación de Fiebre Aftosa (Phefa), sus mecanismos de coordinación y los programas de control progresivo y erradicación de la aftosa en los países de la Comunidad Andina y Venezuela. / AFP y El Día

Aumenta el consumo en Latinoamérica

pecuaria

América Latina y el Caribe fueron las regiones donde más se incrementó el consumo por persona de productos pecuarios en los últimos cuarenta años, sólo comparable al aumento de Asia, señala el informe de la FAO difundido esta semana.
"Los mayores ingresos y el crecimiento de la población mundial han impulsado la demanda de carne y otros productos pecuarios hasta niveles récord en los países en desarrollo", precisa el informe, en cuya elaboración también intervino el Estado de la Agricultura y la Alimentación (Sofa), por sus siglas en inglés.
Asimismo, el informe advierte que la globalización de las cadenas de suministro de piensos, el material genético y otras tecnologías están transformando el sector de forma profunda.
Hay que poder responder a la demanda creciente de proteínas de origen animal, cuidar el medio ambiente y al mismo tiempo luchar contra las enfermedades que afectan al ganado, ya que tienen un enorme impacto en la salud humana", señaló el representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, José Graziano da Silva.
El alto funcionario brasileño afirmó que para ello es muy importante que se realicen inversiones urgentes, que exista un esfuerzo mayor por avanzar en investigación agropecuaria y que se fortalezca la supervisión del sector.
En Bolivia el consumo de carne creció de 43 a 52 kilos por persona entre 1990 y 2005, de acuerdo al reporte de la FAO (ver Panorama de la pecuaria en el mundo). En igual periodo la demanda de leche subió de 35 a 41 litros. Por el contrario el consumo de huevo mermó de 7 a 4 kilos por persona, agrega el reporte del organismo. Un 38,7% de la demanda de proteína en Bolivia es cubierta con los productos pecuarias, según datos al 2005. / AFP y El Día

requieren $us 6.917 millones

corrupción

La Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) calcula que para triplicar el hato ganadero en los próximos años se requieren inversiones de 6.917 millones de dólares.
Santa Cruz, con 2,4 millones de cabezas, es la segunda región ganadera del país detrás del Beni y ocupa un área de 14 millones de hectáreas, con una carga animal promedio de 8,8 hectáreas por cada res. El hato que proyecta Fegasacruz es de 7,8 millones de reses.
Para cumplir ese objetivo se requieren unos 6.917 millones de dólares, destinados a las pasturas (2.270 millones), costo de ganado (2.182 millones), maquinaria y equipo (545 millones) e infraestructura (1.418 millones de dólares).
De acuerdo al estudio de Fegasacruz, presentado en un congreso realizado en noviembre del 2009, para lograr ese objetivo en el año 2015 se requiere un crecimiento anual de 18,4%; para cumplir el plan en el 2020 se debe tener un crecimiento por gestión de 10,3%. Un desafío considerando el actual ritmo de 3,6%.
Los fenómenos climatológicos “El Niño” y “La Niña”, que inundaron extensas zonas de producción agropecuaria, le pusieron freno al crecimiento de la ganadería y provocaron pérdidas de 44,5 millones de dólares en las gestiones 2006 al 2008.
En coincidencia con el informe presentado esta semana por la FAO, el reporte de Fegasacruz muestra un aumento en la demanda de carne en el país. En el año 200, la oferta era de 159 mil toneladas y la demanda llegaba a 155 mil toneladas. En el 2008 la producción se situó en 189 mil toneladas y el consumo escaló hasta 188 mil toneladas, dejando un saldo de apenas 790 toneladas.
En el caso de la leche, año que pasa se incrementa el déficit. En el 2000 faltaban 67 millones de litros para cubrir el consumo, pero el 2009 la brecha entre la oferta y la demanda subió hasta 202 millones de litros, que se suplen con importaciones. El valor de la producción pecuaria en Santa Cruz era de 345 millones de dólares el año 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada