domingo, 30 de agosto de 2009

Carne y fibra de camélidos son alternativas para desarrollo agropecuario de occidente

• Los derivados de camélidos no sólo son apetecidos en el área rural, también la ciudad se convirtió en un gran mercado, su demanda subió el precio de los productos.

El futuro agropecuario del occidente se apoya en la fibra y carne de camélidos. Los productos son altamente demandados en el mercado internacional por sus características nutricionales.

Bolivia tiene la mayor cantidad de llamas en el mundo y es el segundo país en número de vicuñas. La carne de llama tiene características nutritivas particulares por su bajo contenido de colesterol, lo que constituye un potencial para el sector agropecuario y atractivo para el mercado nacional e internacional.

Sobre una población camélida de 3,3 millones de animales, la producción nacional promedio de fibra de llama, alpaca y vicuña llega a 1,5 millones de kilogramos; la de carne a 12,8 millones de kilogramos y la de cuero a 320 mil piezas, según estimaciones de la Asociación Departamental de Productores de Camélidos de Cochabamba (Adepco). El responsable del Programa Camélido de la Adepco, Juan Carlos Terrazas, explicó que se desconoce los porcentajes de carne (fresca o charque), fibra y cuero, que se comercializa dentro las fronteras bolivianas o de exportación, debido a que no existen estadísticas sobre esta reciente actividad productiva y comercial de grandes saltos cuantitativos.

“Sabemos las cantidades que producimos de estos tres sub productos, lo que no sabemos es cuánto se queda en el país para nuestro consumo interno, qué porcentaje se transforma en productos industriales, cuánta materia prima, por qué valor sale al extranjero y hacia dónde”, indica.

Agregó que la carne fresca o charque ya no se restringe sólo al área rural, sino que está presente en la ciudad, en la dieta familiar, y es bastante apreciada no solamente en Bolivia sino también en otros lugares del mundo como Oceanía, Asía, Norteamérica y Europa, a donde fueron exportadas 100 mil, 30 mil, 16 mil y 2 mil animales, respectivamente, con fines de investigación y producción de carne, fibra y cuero a mediano y largo plazo.

CUALIDADES

Debido a que contiene un 24,82 por ciento de proteínas y sus niveles de grasa y colesterol son bajos (3,69 por ciento), en comparación con otros productos cárnicos, el precio de carne de llama fresca o deshidratada (charque), en los últimos 10 años, se incrementó de 3 a 21 bolivianos el kilogramo y su consumo abandonó el área rural para llegar a la ciudad entre los hogares y la industria gastronómica boliviana, a través de una variedad de platos y embutidos.

“A diferencia de hace 30 años, en este momento hay una demanda inusual de carne de llama, al extremo que el kilo de filete o cortes especiales llega a costar 30 bolivianos”, dice el gerente de la Mancomunidad, Jorge Flores, de la Región Andina, que aglutina a más de 10 mil familias campesinas en las punas dedicadas a la crianza de ganado camélido (llama y alpaca).

Su carne es considerada como la mejor del planeta debido al bajo nivel de colesterol y alto contenido de proteínas. El valor nutritivo de la carne de llama comparada con las demás especies es muy alto. La de llama tiene 24,82 por ciento de proteínas frente al 21,01 por ciento de la vaca; 18,91 por ciento de la carne de oveja; 19,37 por ciento de la carne del cerdo; 21,87 por ciento de la carne de gallina; y 20,65 de la carne de cabra.

CENTRO DE TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

Producto de la necesidad y visión para el desarrollo regional, el viceministro de Ciencia y Tecnología, Roger Carvajal, ha diseñado la implementación de un Centro de Tecnología e Innovación (CTI) destinado a los Camélidos, y será instalado en las localidades de Turco y Curahuara de Carangas.

La autoridad de Ciencia y Tecnología sostuvo que las zonas productoras de camélidos en Bolivia no cuentan con la suficiente infraestructura que permita desarrollar este sector; “asimismo el manejo de los productos obtenidos no es el óptimo, todo ello desemboca en una necesidad de realizar mejoras en todo el complejo camélido”.

El Centro que puede ser replicado en otros municipios, permitirá realizar mejoras en la economía de los productores de camélidos mediante la obtención de mejores productos y desarrollo de carne, fibra, cueros, con adecuada condición de calidad e higiene, que apunta a consolidar mercados locales e internacionales.

Asimismo, este CTI permitirá la capacitación de productores en manejo y diversificación de productos, acceso directo a análisis y mejoramiento de la fibra, carne y cueros, así como la réplica de experiencias en otras regiones del país (Cochabamba, Tarija)

El diseño del Centro de Tecnología e Innovación para el Complejo Camélido constituye una herramienta para el desarrollo del sector, fortaleciendo la matriz productiva, es decir, incorporar valor agregado a los productos generados de la producción de camélidos.

Para ser posible este Centro Tecnológico de Innovación en el sector productivo de camélidos, se ha dado el primer paso con el diseño del plan, que no se lo había realizado en anteriores gestiones.

Se ha logrado articular a los actores y sectores involucrados en los procesos de innovación tecnológica, se cuenta con un estudio técnico económico, social y ambiental con avances en el diseño de construcción del prototipo del descerdado de fibra de llama.

Esos avances en la implementación del Centro Tecnológico de Innovación en camélidos significan un beneficio económico-social para las comunidades productoras de camélidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada